León Felipe

¡Qué solo estoy, Señor… – LEÓN FELIPE

¡Qué solo estoy, Señor;
qué solo y qué rendido
de andar a la ventura
buscando mi destino!…
En todos los mesones
he dormido:
en mesones de amor
y en mesones malditos,
sin encontrar jamás
mi albergue decisivo…
Y ahora estoy aquí solo…
rendido
de andar a la ventura
por todos los caminos…
Ahora estoy aquí solo
en este pueblo de Ávila escondido,
pensando
que no está aquí mi sitio,
que no está aquí tampoco
mi albergue decisivo.