Poemas de Lawrence Ferlinghetti

Usos de la poesía – Lawrence Ferlinghetti

Usos de la poesía

Lawrence Ferlinghetti

 

¿Entonces para qué se usa la poesía en estos días?
¿Cuál es la utilidad? ¿Para qué sirve?
en estos días y noches de la Era del Autogedón
en los que la poesía se asfalta para hacerles
una autopista a los ejércitos de la noche
como en ese paraíso de palmeras al norte de Nicaragua
donde las promesas que se hacen en las plazas
se traicionan en las afueras
o en los campos tan verdes
de la Estación de Armas Navales de Concord
donde trenes armados atropellan a los manifestantes ecologistas
donde la poesía gana importancia por su ausencia
la ausencia de pájaros en un paisaje de verano
la falta de amor en una cama a medianoche
o la falta de luz a mediodía en los puestos más altos
Porque hasta la mala poesía importa
por lo que no dice
por lo que deja fuera
Sí, qué pasa con el sol que baja
en las redes de la mañana
con las noches blancas y las bocas de labios
deseantes que repiten Lulú sin cesar
y todas las cosas que nacen con alas y que cantan
y los gritos lejos lejos en una playa al anochecer
y la luz que nunca estuvo en la tierra ni en el mar
y las cuevas medidas por los hombres
donde una vez corrieron ríos sagrados
cerca de las ciudades junto al mar
por las que andamos distraídos
asombrándonos constantemente
por el espectáculo loco de la existencia
y todos estos animales parlantes sobre ruedas
héroes y heroínas de mil ojos
con corazones corruptos y superalmas ocultas
sin más mitos para llamar propios
constantemente asombrado como todavía estoy
por estos bípedos de rostro lampiño que andan vestidos,
estos dramaturgos de stand up
ídolos pálidos de las calles nocturnas
bailarines en trance en el polvo del Último Vals
en estos tiempos de estancamiento y Autogedón
en los que todavía la voz del poeta suena en la distancia
la voz de la Cuarta Persona del Singular
la voz dentro de la voz de la tortuga
la cara detrás de la cara de la raza
un libro de luz en la noche
la voz misma de la vida tal como la oyó Whitman
una risa suave y salvaje
(ah ¡pero aún por liberarse
del procesador de texto de la mente!)
Y yo soy el reportero de un diario
de otro planeta
que viene a presentar una historia terrenal
del Qué Cuándo Dónde Cómo y Por Qué
de esta vida asombrosa de acá abajo
y de los payasos que tienen el control
con las manos sobre el marco de la ventana
de los molinos demoníacos del miedo
que proyectan sus sombras negras
en la sombra más grande de la tierra
en el final de los tiempos invisible
en el hashish supremo de nuestro sueño