Cesare Pavese

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos… – CESARE PAVESE

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos-esta muerte que nos acompañade la mañana a la noche, insomne,sorda, como un viejo remordimientoo un vicio absurdo-. Tus ojosserán una vana palabra,un grito acallado, un silencio.Así los ves cada mañanacuando sola sobre ti misma te inclinasen el espejo. Oh querida esperanza,también ese día sabremos nosotrosque eres la vida …

Leer completo
Roberto Juarroz

Así como no podemos… – ROBERTO JUARROZ

Así como no podemossostener mucho tiempo una mirada,tampoco podemos sostener mucho tiempo la alegría,la espiral del amor,la gratuidad del pensamiento,la tierra en suspensión del cántico. No podemos ni siquiera sostener mucho tiempolas proporciones del silenciocuando algo lo visita.Y menos todavíacuando nada lo visita. El hombre no puede sostener mucho tiempo al hombre,ni tampoco a lo …

Leer completo
Edgar Allan Poe

Solo – EDGAR ALLAN POE

Desde el tiempo de mi niñez, no he sidocomo otros eran, no he vistocomo otros veían, no pude sacarmis pasiones desde una común primavera.De la misma fuente no he tomadomi pena; no se despertaríami corazón a la alegría con el mismo tono;y todo lo que quise, lo quise solo.Entonces -en mi niñez- en el amanecerde …

Leer completo
Octavio Paz

Como quien oye llover – OCTAVIO PAZ

Óyeme como quien oye llover, ni atenta ni distraída, pasos leves, llovizna, agua que es aire, aire que es tiempo, el día no acaba de irse, la noche no llega todavía, figuraciones de la niebla al doblar la esquina, figuraciones del tiempo en el recodo de esta pausa, óyeme como quien oye llover, sin oírme, …

Leer completo
Almafuerte

Siete sonetos medicinales – ALMAFUERTE

¡Avanti! Para Don Félix J. Tettamanti Si te postran diez veces, te levantas otras diez, otras cien, otras quinientas: no han de ser tus caídas tan violentas ni tampoco, por ley, han de ser tantas. Con el hambre genial con que las plantas asimilan el humus avarientas, deglutiendo el rencor de las afrentas se formaron …

Leer completo
Paco Urondo

La pura verdad – PACO URONDO

Si ustedes lo permiten,prefiero seguir viviendo. Después de todo y de pensarlo bien, no tengomotivos para quejarme o protestar: siempre he vivido en la gloria: nadaimportante me ha faltado. Es cierto que nunca quise imposibles; enamoradode las cosas de este mundo con inconsciencia y dolory miedo y apremio. Muy de cerca he conocido la imperdonable …

Leer completo
César Vallejo

Los heraldos negros – CÉSAR VALLEJO

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,la resaca de todo lo sufridose empozara en el alma… ¡Yo no sé! Son pocos; pero son… Abren zanjas oscurasen el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;o …

Leer completo
Pablo Neruda

La pregunta – PABLO NERUDA

Amor, una preguntate ha destrozado. Yo he regresado a tidesde la incertidumbre con espinas. Te quiero recta comola espada o el camino. Pero te empeñasen guardar un recodode sombra que no quiero. Amor mío,compréndeme,te quiero toda,de ojos a pies, a uñas,por dentro,toda la claridad, la que guardabas. Soy yo, amor mío,quien golpea tu puerta.No es …

Leer completo
Henri Michaux

Clown -HENRI MICHAUX

Un día.Un día, pronto quizá.Un día arrancaré el ancla que retiene a mi navío lejos de los mares.Con esa especie de coraje necesario para ser nada y nada más que nada.Me soltaré de todo lo que me parecía indisolublemente próximo.Lo cortaré, lo voltearé, lo romperé, lo haré precipitarse en el abismo.De golpe destapando mi pudor …

Leer completo
Rubén Darío

A Francisca – RUBÉN DARÍO

Ajena al dolo y al sentir artero,llena de la ilusión que da la fe,lazarillo de Dios en mi sendero,Francisca Sánchez, acompáñame… En mi pensar de duelo y de martiriocasi inconsciente me pusiste miel,multiplicaste pétalos de lirioy refrescaste la hoja de laurel. Ser cuidadosa del dolor supistey elevarte al amor sin comprender;enciendes luz en las horas …

Leer completo